Las y los salvadoreños celebran cada 3 de mayo el Día de la Cruz; fiesta religiosa que anuncia la llegada de la época lluviosa y el inicio del período de cultivos que son el regalo de  la tierra para la humanidad.